Chanclas, riesgos y peligros de llevarlas durante el verano

¡Ya llega el verano! y con él llegan las altas temperaturas. Cada año, para hacer frente al calor, nos vestimos con prendas ligeras y lo más frescas posibles. Con el calzado vivimos un proceso muy similar, sin preocuparnos por los riesgos que conlleva una mala elección de nuestro calzado.

Como cirujanos ortopédicos y traumatólogos especialistas en la patología del pie y tobillo, vemos en nuestras consultas las consecuencias que conlleva el uso de un calzado inapropiado.

Es por ello por lo que hemos creído que podía ser útil redactar un artículo sobre el riesgo que alberga el uso de ciertas sandalias en verano y la importancia de una correcta elección del calzado en esta época del año.

El calzado más peligroso

Las chanclas o sandalias de dedo, es sin lugar a dudas  el calzado estrella del verano, pero su uso continuado pueda acarrear varios problemas para los pies, tales como:

  • Aparición o agravamiento de una fascitis plantar por exceso de tensión en la planta del pie
  • Favorecen la posición de los dedos en garra en un intento cosntante del pie por evitar que la chancla no se escurra del pie
  • Torceduras y esguinces de tobillo a consecuencia de la falta de sujeción
  • Caídas y resbalones sobretodo cuando se humedecen, debido a que los materiales deslizantes con las que suelen estar hechas
  • Rozaduras y heridas entre el primer y segundo dedo del pie debido a la tira que sirve para sujetar las chanclas
  • Cortes en los dedos de los pies
  • Cortes en las uñas
  • Quemadura en  las plantas de los pies sobretodo si caminamos por asfalto en zonas urbanas

Por lo tanto, es importante recordar que las chanclas no son un calzado adecuado para el día a día durante el verano. Son muy adecuadas para utilizar en vestuarios, duchas, piscinas y playas, porque nos ayudan a evitar entre otras cosas el contagio de hongos. En este sentido, el calor y la humedad son el caldo de cultivo perfecto para los hongos y, por tanto, no deben compartirse ni prestarse.

Entonces, cuál es el calzado que recomendamos utilizar en verano desde icatpie?

El calzado recomendado desde icatpie para esta época del año debería reunir las siguientes características:

Se debe de utilizar un calzado que sea transpirable.

Debe tener una sujeción adecuada del pie y del tobillo con el objetivo de evitar lesiones.

Deberá tener una suela entre 1 – 2,5 cm en el caso del calzado llamado “plano”, evitando las suelas demasiado planas y finas ya que estas pueden generar una sobrecarga de las articulaciones del pie y de la musculatura posterior de la pierna, agravando problemas relacionados con el pie plano o las patologías del tendón de Aquiles.

En el caso de utilizar calzado de “tacón”, es recomendable el uso de calzado con suela con “plataforma”, evitando que la pendiente del calzado sea muy pronunciada para evitar la sobrecarga de las articulaciones metatarso falángicas.

icatpie, unidad de pie, tobillo y ortopedia infantil

Hospital Universitario Dexeus – ICATME

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *