LESIONES DEL TENDÓN DE AQUILES (tendinopatías y roturas)

El tendón de Aquiles es el responsable de transmitir la fuerza de contracción de los músculos del gemelo interno, externo y soleo.

Permite realizar el movimiento de flexión plantar (ponernos de puntillas). En ocasiones, se produce una inflamación o incluso una rotura de dicho tendón, con las consecuencias que esto conlleva.

Podemos diferenciar dos grandes grupos de patologías que afectan al tendón de Aquiles:

Tendinopatías del tendón de Aquiles

La tendinopatía se define como una alteración estructural del tendón de Aquiles caracterizada por una inflamación de dicho tendón, asociado en algunas ocasiones a pequeñas roturas o desgarros en las fibras que forman el tendón.

Es una patología frecuente en deportistas, siendo más recurrente entre los corredores, bailarines o jugadores de baloncesto.

Otras causas habituales son:

  • Sobrepeso
  • Alteraciones en la alineación del pie
  • Sobresfuerzo físico
  • Traumatismos
  • Práctica deportiva ocasional en personas poco entrenadas
  • Enfermedades reumatológicas

Se caracteriza por la aparición de dolor a nivel del tendón de Aquiles, de aparición progresiva y gradual, hasta hacerse constante. Puede ocasionar dificultad para subir escaleras, ponerse de puntillas o correr en cuestas o pendientes. En fases evolucionadas, se puede apreciar un engrosamiento del tendón.

En icatpie damos mucha importancia al diagnóstico para identificar cómo se ha producido, qué tipo de tendinopatía presenta el paciente y  el estadio en el que se encuentra. Efectivamente, es muy importante saber cómo se ha producido la tendinopatía para localizar los posibles factores de riesgo y prevenir que ocurra en el futuro. Por ello nuestro primer paso es conocer el historial clínico y realizar un examen físico completo.

Durante el examen físico es frecuente que el paciente muestre una hipersensibilidad y dolor cuando palpamos la zona del tendón afectada. Suele apreciarse un engrosamiento del tendón con inflamación o tumefacción del mismo.

Para confirmar el diagnóstico y así poder llevar a cabo el mejor tratamiento posible para el paciente, habitualmente realizaremos unas radiografías en bipedestación, una ecografía del tendón y si fuera necesario para un mejor diagnóstico, podríamos recurrir a realizar una resonancia magnética.

Fotografías de una tendinopatía de Aquiles icatpie

Fotografías de una tendinopatía de Aquiles
En la fotografía de la izquierda vemos la calcificación de la inserción del tendón de Aquiles en el calcáneo.
En la fotografía de la derecha vemos la resonancia magnética del mismo paciente. Se observan signos inflamatorios (zonas blanquecinas) asociadas a irregularidades del tendón (se entremezclan zonas más oscuras (tendón sano) con zonas más claras (tendón dañado)

El tratamiento dependerá del grado y del tiempo de evolución en el cual se presente la lesión. En muchos casos, la analgesia, el reposo y posterior rehabilitación funcional puede ser suficiente. En los casos graves o aquellos que no respondan al tratamiento conservador, se puede optar por cirugía, ya sea mediante cirugía abierta o cirugía artroscópica, según cada caso

Roturas del tendón de Aquiles

La rotura del tendón de Aquiles es la rotura tendinosa más frecuente; supone el 20% de todas las roturas tendinosas. Su incidencia está aumentando debido sobre todo al aumento de la práctica deportiva en personas de mayor edad.

Habitualmente se produce en deportistas jóvenes cuando aumentan la intensidad o la duración de sus entrenamientos o bien en pacientes que sólo practican deporte de forma ocasional. Cuando se produce una rotura de las fibras del tendón, ésta podrá ser parcial o completa.

Habitualmente se produce en deportistas jóvenes cuando aumentan la intensidad o la duración de sus entrenamientos o bien en pacientes que sólo practican deporte de forma ocasional. Cuando se produce una rotura de las fibras del tendón, ésta podrá ser parcial o completa.

rotura completa del tendón de Aquiles icatpie

Fotografías de resonancia magnética de un paciente que ha sufrido una rotura completa del tendón de Aquiles.
En la zona señalada con la flecha puede verse la pérdida de continuidad del tendón

Una vez estudiadas las pruebas y realizado el diagnóstico adecuado, podemos optar por un tratamiento conservador o bien quirúrgico, decisión que se tomará en función del tipo de lesión, de la gravedad de la misma, así como de la edad y la actividad física de cada paciente.

El tratamiento conservador consiste en la inmovilización con una bota ortopédica y la realización de fisioterapia progresiva.

El tratamiento quirúrgico, consiste en la sutura del tendón, aproximando los cabos de dicho tendón.

En icatpie, los pacientes subsidiarios de tratamiento quirúrgico son operados mediante técnica percutánea (a través de pequeñas incisiones), lo que mejora la recuperación y el dolor postoperatorio en comparación con la cirugía abierta.

Como tratamiento añadido tanto en las tendinopatías como en la rotura del tendón de Aquiles, en icatpie utilizamos la terapia biológica de plasma rico en plaquetas (PRP).

Dicha terapia se puede utilizar tanto en pacientes tratados de forma conservadora como aquellos sometidos a cirugía. La utilidad de la terapia de plasma rico en plaquetas (PRP) es mejorar la inflamación, el dolor y acelerar la recuperación de la lesión tendinosa.

Si desea más información o tiene alguna duda, estaremos encantados de resolverla